Elaboración de bioinsecticidas para detener el avance del dengue

Universidad Peruana de Cayetano Heredia e International Group EIRL desarrollan producto que podrá ser elaborado por comunidades

11 bioinsect min

La transmisión de enfermedades tropicales como la fiebre amarilla, malaria y dengue ocasionadas por mosquitos, sigue siendo muy común en diferentes lugares del país que no cuentan con un adecuado sistema de salubridad, como Tumbes, Iquitos, Huánuco, Áncash, Piura y Loreto.

Por lo general, quienes más sufren los estragos de estas, son los infantes y niños, pues se encuentran en la etapa de crecimiento. De allí la importancia de una estrategia que sirva para enfrentar de la manera más rápida, directa y eficiente este tipo de enfermedades con la participación de las instituciones competentes.

CONTRA EL USO DE QUÍMICOS

El Ministerio de Salud cuenta con un programa de prevención y control de estas enfermedades transmitidas por vectores, pero utiliza insecticidas químicos que además de ser costosos, son perjudiciales para el ecosistema y seres humanos y poseen un bajo nivel de efectividad debido a la resistencia que han desarrollado.

Sin embargo, varias investigaciones han convenido sobre la efectividad de la bacteria Bacillus thuringiensis israelensis (BTI), una alternativa menos costosa e inofensiva para el hombre y el ecosistema, con capacidad para controlar 72 especies de larvas de enfermedades tropicales sin afectar a los vertebrados. Se comercializa en Norteamérica, Europa y algunos países de Latinoamérica, pero no en el Perú.

Por este motivo, la Universidad Peruana Cayetano Heredia, en alianza con la empresa International Group EIRL y el financiamiento del FINCyT, desarrollaron un proyecto para la implementación de una planta de producción y validación de BTI en nuestro país a partir de opciones locales como, nada menos, la infusión de yuca, coco, espárrago y papa, conocidos como “biolarvicidas”.

“El FINCyT nos proporcionó dinero para poner una planta piloto, es decir, una producción masiva pero con compromiso social, a bajo costo, porque vamos a utilizar alternativas locales, no requiere de personal capacitado ni de grandes equipos para su aplicación. Puedes producir BTI en tu casa, porque el coco va a reemplazar a todos los equipos que has visto. Estamos convencidos de que gracias a este proyecto vamos a tener la primera planta peruana y latinoamericana de producción de un bioinsecticida”, comentó Palmira Ventosilla, investigadora de la UPCH y coordinadora general del proyecto.

Indicó que la bacteria BTI es aplicada en los criaderos de larvas de vectores de la malaria, dengue, fiebre amarilla, fiebre equina, entre otros, para ser ingerida por las larvas. Luego se aloja en el intestino medio, donde se activa una toxina que genera daños en las células e ingresa al torrente circulatorio, produciendo parálisis y la muerte de la larva.

ACTIVA PARTICIPACIÓN

La Dra. Ventosilla agregó que los pobladores de las asociaciones de Salitral (Piura) y Padre Cocha (Iquitos) confeccionaron 1500 mosquiteros que, conjuntamente con el BTI , formaron una estrategia para el control de los mosquitos en estado larval y maduro, con la activa participación de las comunidades afectadas. Adicionalmente se prepararon 10,000 BTI-kits y 4 litros de formulación liquida para la venta.

Además de la elaboración del BTI con insumos locales, los kits consistentes en hisopos y algodón y la construcción de la planta de producción, el proyecto terminó por consolidar la participación de las propias comunidades, porque después de haber recibido la información para los kits y el manejo de los bioinsecticidas, cumplieron con dar parte de los avances que obtuvieron a las Direcciones Regionales de Salud para ver la posibilidad de sus proveedores.

De la misma forma, los mosquiteros elaborados por estos, están recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En el campo de los estudios sociales y etnográficos para la sensibilización, se transfirió la tecnología del uso del BTI a dos comunidades de la costa y selva y a otras dos de Guyana, donde se usaron 5000 BTI-kits.