Método para identificación de variedades de uva pisquera

UPCH, Centro de Innovación Tecnológica Vitivinícola, Institut National pour Recherche Agrounique (NRA-Francia) optimizan producción

 13 referencial de morguefile

 

Muchos defienden el origen del pisco y lo toman como referente de peruanidad, pero si lo que necesitamos es que logre el sitial que se merece dentro del mercado internacional, es indispensable estudiar y mejorar la calidad de la uva científicamente, emprender labores de diferenciación en su cultivo y desarrollar protocolos de detección de virus desde que se encuentran en el racimo.

Por ese motivo, un equipo de investigadores de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, con la colaboración del Centro de Innovación Tecnológica Vitivinícola (CITEVid) y del Institut National pour la Recherche Agronomique (INTRA – Francia), puso en marcha el proyecto titulado “Fingerprint molecular, propagación in vitro, detección y limpieza viral de uva pisquera”.

Este estudio financiado por el FINCyT, logró asociar la descripción física de las características de la planta con los patrones de fingerprint molecular de las ocho variedades de uva pisquera (albilla, italia, mollar, moscatel, negra criolla, quebranta, torontel y uvina), a partir de los protocolos aplicados para uva de mesa y vino.

Se formularon, además, protocolos de análisis serológico por NCM-ELISA para cuatro virus importantes. A ello, se añade el desarrollo de los protocolos para la propagación y limpieza viral in vitro.

Con todos estos trabajos, los autores añadieron nuevos elementos a la lista de los compuestos identificados y una nueva metodología de análisis para el pisco.

Entre los problemas más comunes que se encontró durante el trabajo de campo, fue la existencia de mezclas de plantas, aparentemente por una incorrecta información de las plantas madres en los viveros o por los mismos agricultores, que carecen de los conocimientos adecuados para identificar las variedades de uva que siembran. En esa línea, se desconoce si la uva es pisquera, para vino o de mesa.

Es necesario precisar que la mayoría de veces la producción de pisco se realiza en antiguos cultivares de uvas criollas que datan de la época colonial y republicana temprana. La diferenciación e identificación es sumamente compleja cuando se basan en técnicas de caracteres morfológicos, botánicos y agronómicos, especialmente cuando muchas de estas características dependen del medio ambiente y de la edad de la planta.

CIENCIA Y UVA

Una serie de metodologías científicas se implementó en este proyecto. Así se hizo la extracción de las ocho variedades de uva pisquera (previamente identificadas gracias a la visita de dos expertos extranjeros) y la obtención de ADN de las plantas-control del banco de germoplasma del CITEVid y del INRA (Francia).

Otra de las actividades incluyó el desarrollo de una tecnología de detección viral, evaluando la sensibilidad de los diversos antisueros comerciales para la prueba de NCM-ELISA.

Y es que los virus y otras enfermedades afectan la calidad de la uva al generar mala cuaja (corrimiento), racimos y bayas poco uniformes, retraso de cosechas e incluso la mortalidad de la planta. Así, la productividad de las vides queda afectada.

Entonces, el control de las enfermedades garantiza una producción y calidad de fruto óptimas, pues una planta vid libre de males tiene la facultad de expresar su máximo potencial. Finalmente, lo más importante es la existencia de un protocolo de certificación varietal aplicable a las uvas criollas de fácil acceso y bajo costo.